Entrevista a Lars Kepler: “La violencia nunca es hermosa, siempre es terrible”.

 

“Ahora se quiere mostrar todo y no existen las cosas si no están en Internet. Los asesinos en serie a menudo tienen un sentimiento narcisista y quieren retar a las fuerzas policiales porque se sienten más fuertes cuanto más provocan”.

 

Por Carmen F. Etreros (texto y fotografías).

Mañana soleada de febrero en la que charlamos en la Embajada sueca de Madrid con un curioso matrimonio“Los Kepler” que visitan estos días España para presentar su última entrega de su serie En la mente del hipnotista. Una serie que triunfa en todo el mundo y lleva ya más de 5 millones de ejemplares vendidos.

Detrás del pseudónimo Lars Kepler Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril, un matrimonio sueco de escritores, padres de tres hijas, que nos cuentan que al principio intentaron que fuese un secreto pero al final les descubrieron. ” Era nuestro plan pero no funciono. Fue un periódico de Suecia el que lo descubrió. Pusieron incluso en funcionamiento una línea telefónica abierta 24 horas para descubrir quién era Lars Keppler y nosotros incluso llamamos para dar pistas falsas pero al final nos descubrieron”, nos cuentan divertidos.

El matrimonio Kepler nos cuenta cómo tardan tres meses en pensar una historia y llenan una pared enorme de casa con notas pequeñas y cada una es una escena clave. Luego después de ese proceso ya comienzan a escribir cada uno partes pequeñas y se las mandan por email y luego ya van cambiando cosas, recortando partes… “Hasta que al final no reconocemos quien ha escrito cada parte y eso es lo mejor porque surge la voz de Lars Keppler. Para nosotros es muy importante hacerlo todos juntos porque queremos que Lars Keppler sea una sola voz”, nos explican. “Lo más importante es que encontremos una historia que nos llegue al corazón, que nos de miedo, que nos preocupe”, nos cuenta el matrimonio. “Lo mismo pasa con los personajes y por eso estamos mucho tiempo discutiendo la historia porque queremos que sean personajes que nos fascinen”, explican.

Nos confiesan que nunca esperaron el éxito de sus novelas. “Nosotros somos muy suecos en ese aspecto y era un sueño. Nunca lo pensamos”. “Solo queríamos escribir un libro muy emocionante que nosotros quisiéramos leer Tampoco podríamos pensar en quién lo leería o en qué pensaría por ejemplo mi madre si leyese este crimen”, nos comentan.

En cuanto a recuperar al hipnotista de su primera novela “cuando escribimos esa novela no estábamos emocionalmente preparados para dejar este personaje tan interesante. Lo bueno de las series es que los personajes pueden seguir viviendo aunque nosotros hemos seguido escribiendo otras novelas. Aunque su familia había sido salvada él seguía teniendo un problema enorme con su mujer y consigo mismo y nos preguntábamos qué sería de él y fue genial tener un caso con un testigo traumatizado y podíamos volver a necesitar al hipnotista”.

“Muchas de las historias de crímenes tienen que ver con la mente del criminal y el hipnotista puede entrar en la mente de las personas. Las fuerzas policiales del mundo utilizan hipnotistas para sus investigaciones. A un testigo traumatizado les resulta muy difícil recordar y un hipnotista puede ayudar”, nos explican sobre el hipnotista.

“Nosotros necesitamos la perspectiva de las víctimas porque nos despiertan empatía. Es importante demostrar respeto hacia las víctimas y no queremos hacer nunca la violencia hermosa porque siempre es terrible”, nos explican los Keppler. “Intentamos mantener además la intriga con capítulos cortos como en las series de televisión”, nos cuentan.

“Muchas de las historias de crímenes tienen que ver con la mente del criminal y el hipnotista puede entrar en la mente de las personas. Las fuerzas policiales del mundo utilizan hipnotistas para sus investigaciones. A un testigo traumatizado les resulta muy difícil recordar y un hipnotista puede ayudar”.

Sobre su interés por los asesinos en serie en esta novela nos cuentan que “el peor asesino en serie de Suecia ha sido liberado hace poco y ha sido un escándalo porque las ocho víctimas fueron descuartizadas y ahora hay la sensación de que hay un asesino en serie suelto. Son además asesinos que matan sin motivo y queríamos saber la razón por la que alguien ha acabado haciendo esos crímenes”.

LarsKepler“Nosotros no escribimos las novelas negras típicas suecas, sino que creamos más intriga. Además al ser un hombre y una mujer no perdemos la perspectiva femenina. Sabemos que muchas parejas leen nuestras novelas”, nos explican. “En muchas novelas negras las mujeres no son reales porque o son víctimas o son mujeres bellas bien vestidas”, nos comentan.

Sobre el papel de los vídeos en YouTube en la novela nos cuentan “ahora se quiere mostrar todo y no existen las cosas si no están en Internet y los asesinos en serie a menudo tienen un sentimiento narcisista y quieren retar a las fuerzas policiales porque se sienten más fuertes cuanto más provocan”, nos explican. “Las redes sociales e Internet en general son el verdadero monstruo y cada vez es más importante para el trabajo policial. Es muy difícil para la policial poder frenar esto”, concluyen.

Para finalizar nos confiesan que están escribiendo ya la segunda parte de En la mente del hipnotista: “lo estamos disfrutando mucho. Lo primero que le he dicho esta mañana es te tengo que contar mis nuevas ideas. Es genial trabajar juntos”.

Fuente: TopCultural

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *