Infusión catarro

Infusiones para calmar los resfriados

 

Las infusiones puede ser un buen remedio natural para mejorar los resfriados. Os vamos a hablar de cinco infusiones que pueden ser muy útiles cuando estamos constipados y no queremos aumentar la ingesta de medicamentos. 5 infusiones muy prácticas y útiles para aliviar los resfriados que son fáciles de preparar y son bastante efectivas en algunos momentos.

1. Infusión de tomillo

La infusión de tomillo ha sido uno de los remedios de las abuelas para desinfectar y descongestionar cuando estamos constipados. El tomillo tiene un gran poder antibacteriano y nos puede ayudar a combatir la infección que está detrás del resfriado. Puede ayudar a bajar la fiebre, ayuda a despejar las vías respiratorias y alivia la irritación de la garganta.

Se puede tomar en infusión o también hacer gárgaras. Incluso es práctico para calmar la garganta hacer vahos para descongestionar y expectorar. Para hacer la infusión hay que echar una cucharada sopera rasa de la planta por cada taza de agua. Luego se hierve de uno a tres minutos, se deja reposar y se filtra.

2. Infusión de salvia

La infusión de las hojas de salvia es muy práctica para calmar esos episodios de tos tan incómodos. Ayuda a disminuir la inflamación de la garganta. Incluso puede ayudar a aliviar el dolor de cabeza por su efecto tónico y astringente. Para preparar esta infusión hay que pone una cucharada de hojas de salvia a hervir a fuego bajo unos 4 minutos. A continuación se retira del fuego, se deja infusionar unos 10 minutos más y se cuela. Si no te gusta su sabor amargo, la puedes combinar con miel y canela o echar un poco de zumo de limón.

3. Infusión de malva

La infusión de malva es uno de los remedios más eficaces para aliviar síntomas de resfriado como la congestión nasal, el picor en la garganta o los fuertes ataques de tos irritativa. Esta hierba tiene un gran poder expectorante y antiinflamatorio. Para preparar la infusión hay que  poner una cucharada por taza y dejar que infusione 10 minutos antes de colarla. Para suavizar su sabor se puede echar un poco de anís verde.

4. Infusión de saúco

Tradicionalmente esta planta medicinal ha sido utilizada por muchos pueblos para bajar la fiebre. El saúco ayuda también a restaurar las mucosas y a aliviar los dolores musculares y el malestar general. Se pueden tomar de 2 a 3 tazas al día de la infusión de las flores secas de la planta. Se  puede combinar con otras hierbas como el eucalipto.

5. Infusión de jengibre

Por último, otra de las infusiones más recomendadas es la de jengibre por su poder expectorante. Ayuda a mejorar la tos, descongestionar y aliviar la fiebre, el dolor muscular y el dolor de cabeza. La infusión se puede hacer añadiendo directamente al agua de la infusión una rodaja de jengibre fresco o una cucharadita de polvo seco y hervirlo unos cinco minutos. El sabor picante de esta infusión se puede dulcificar con miel y limón que también contribuyen a mejorar el resfriado.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.